Los diez mandamientos de la inversión impasible

  1. Invertir en todos los activos deseables disponibles.
  2. Diversificación dentro de los activos elegidos.
  3. Largo plazo. Hay que pensar en 10 años o más.
  4. Aislarse del ruido del mercado.
  5. Decisiones automatizadas.
  6. Protección del capital.
  7. Expectativa “satisfactoria” y realista de rentabilidad.
  8. El mejor momento para empezar es ahora.
  9. Basarse en certezas (precios) y no en conjeturas (predicciones).
  10. A menudo la mejor decisión es no hacer nada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *